Travel to Brussels

Cierra los ojos y viaja mentalmente a Bruselas…

Alójate en el The White Hotel (Avenue Louise 212), que como su propio nombre indica: es íntegramente de color blanco y además tiene la particularidad de que las suites, por menos de 100€ más que las habitaciones estándar, están decoradas por un diseñador diferente y tiene un tamaño superior considerable. Tipo Hotel Winston en Ámsterdam… Deja las maletas si es que las llevas, o no si inteligentemente has preferido evitarte el mal trago de facturar. Escoge un buen calzado (aquí muchas calles todavía están maravillosamente adoquinadas), y a continuación dirígete a la Place Royale cogiendo los tranvías 92 o 94. Si como yo, eres admirador/a del pintor surrealista René Magritte, tienes una parada obligatoria: visita su recién estrenado museo; y si no, camina hasta el ascensor de cristal que encontrarás al lado del mirador del Palace de la Justicie. Desciende al segundo escalón de la ciudad, sigue recto y frente a ti, descubrirás el barrio de Les Marolles: (mi favorito, el más tradicional y bohemio de la ciudad, donde se celebran los famosos “marché de puces” o mercadillos y es reconocida actualmente como el área más recomendada para comer, beber y salir en Bruselas). Pasea por sus calles, alza la vista al cielo para jugar a encontrar dibujos del héroe por excelencia de casi todos cuando éramos niños: Las aventuras de Tintín y Milou, en las fachadas pintadas con temas del cómic relacionados con la ciudad –hay más de 30-. Presta atención a los escaparates que te rodean y en algunos verás collares fabricados con lentes de gafas para lucir a juego con tus prendas! En Bali-Africa (Rue Blaes, 154), bucea entre los miles de objetos y esculturas traídas una a una de distintas partes del mundo, entre sus cinco, repito cinco pisos que tiene esta laberíntica y aparentemente diminuta tienda. Hay varios mercados por esta zona todos los días de la semana, pero especialmente los sábados y domingos en la Place du Jeu de Balle; hacen uno vintage pequeño pero muy cuidado, donde por 10€ me compré un bolso de pitón. Alrededor, muchas tiendas de decoración llamarán a gritos tu atención pero especialmente Le Royaume des Puces y Le Volle Blaes por cobrarte lo ‘justo’ y ofrecerte siempre lo mejor. Ahora disfruta de una tarde de Shopping alrededor del famosísimo distrito de diseñadores y exclusivas marcas Dansaert; especialmente a lo largo de la Rue Antonie Dansaert. O si eres de los que gusta del lujo, acércate a las Galeries Royales Saint Hubert. Tómate un café en la preciosa Place Saint-Géry. Anímate a subir al Atomium (hoy día considerado el emblema de Bruxelles) y asómbrate de la cantidad de verde y numerosos parques en la ciudad. Prueba la auténtica cerveza, regálate un bombón de ‘chocolat’ Pierre Marcolini, descubre el auténtico encaje belga (uno de los más apreciados del mundo) y, según manda la tradición; no dejes la ciudad sin antes saludar a la estatua de un niño orinando: el famosísimo Manneken Pis. Curioso…

Abre los ojos, esto es sólo el comienzo, Bruselas y mucho más te espera!

This slideshow requires JavaScript.


Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s